“Con gran esfuerzo hemos recuperado 106 de las 118 estaciones del metro dañadas y destruidas el año pasado. Y estamos en proceso de construcción de las ampliaciones de las líneas 2 y 3, y en distintas etapas de ingeniería, diseño o planificación de las líneas 4, 7, 8 y 9. El objetivo es que más de la mitad de los usuarios pueda caminar desde su hogar o lugar de trabajo hasta una estación de metro”.

“Con gran esfuerzo hemos recuperado 106 de las 118 estaciones del metro dañadas y destruidas el año pasado. Y estamos en proceso de construcción de las ampliaciones de las líneas 2 y 3, y en distintas etapas de ingeniería, diseño o planificación de las líneas 4, 7, 8 y 9. El objetivo es que más de la mitad de los usuarios pueda caminar desde su hogar o lugar de trabajo hasta una estación de metro”.

El 91% de las estaciones del Metro de Santiago se encuentran operativas, las construcciones de las Líneas 2, 3 y 7 presentan avances físicos y la ingeniería conceptual de las Líneas 4, 8 y 9 se encuentra terminada.

La información entregada por Metro de Santiago corrobora la afirmación hecha por el Presidente en materia de Transporte. Sin embargo, la cobertura espacial que tendrían las nuevas líneas abre el debate entre expertos de urbanización. 

Por Francisca Abarca Arriagada e Ignacia Ventura / Factchecking.cl 

De acuerdo a la información que Metro de Santiago entregó al equipo de Factchecking.cl, hasta hoy se han recuperado 106 de las 118 estaciones que fueron dañadas en octubre de 2019. El 25 de julio abrieron las estaciones San Pablo y Neptuno que permanecían cerradas desde el 18 de octubre, lo que significó la habilitación completa de la Línea 1. 

Además, Metro abrió las estaciones Plaza Maipú, Santiago Bueras, Monte Tabor y Barrancas el martes 28 de julio, lo que permite a los usuarios llegar hasta la estación terminal de Línea 5 (Plaza Maipú) pese a que todavía hay tres estaciones de ese tramo que no tienen detención de trenes (Del Sol, Las Parcelas y Laguna Sur). 

Con esto, 124 estaciones de metro están habilitadas en total, las que corresponden a un 91% del servicio.

¿Cómo se han ido habilitando las líneas desde el “Estallido Social”?

El 20 de octubre, Metro publicó un comunicado donde dio a conocer el balance de los daños ocurridos durante los días anteriores. En esa oportunidad, 77 de las 136 estaciones presentaron daños, seis fueron incendiadas completamente -Los Quillayes, San José de la Estrella, Trinidad, Protectora de la Infancia, Elisa Correa, todas L4 y La Granja de la 4A- y 14 parcialmente. Entre estas últimas estaban:

  • Línea 1: San Pablo y República
  • Línea 2: Vespucio Norte
  • Línea 4: Macul
  • Línea 4A: San Ramón y Santa Julia, y, por último
  • Línea 5: Gruta Lourdes, Barrancas, Las Parcelas, Pedrero, Cumming, San Joaquín, Pudahuel y Laguna Sur.

Aparte, 58 estaciones presentaron otro tipo de daños. A raíz de esto, se estimó que el costo de reparación podría ascender a US$200 millones.

El 24 de octubre, Metro entregó otro balance, donde se informó que a la fecha habían 118 de las 136 estaciones de la red con daños, es decir, casi el 87%. En esta oportunidad, siete estaciones fueron incendiadas completamente, a las seis anteriores se sumó San Pablo de la Línea 1. En el caso de las que fueron incendiadas parcialmente, el número ascendió a 18, donde a las anteriores se sumaron Pedro de Valdivia de la Línea 1, Cardenal Caro de la Línea 3, Blanqueado, Del Sol y Plaza Maipú de la Línea 5. 

Además de estas estaciones, se registraron otras 93 que sufrieron múltiples daños, razón por la que la red ha estado funcionando de manera parcial desde esa fecha. Para su reconstrucción y completa habilitación, el Ministerio de Hacienda aprobó en la Ley de Presupuesto US$380 millones, según el Plan de Protección de Empleo y Recuperación Económica, emitido el 3 de diciembre de 2019.

Según el plan presentado por Metro (en la siguiente tabla), el resto de las estaciones se abrirían entre el tercer y cuarto trimestre de este año.  

En cuanto a la construcción de las ampliaciones de las Líneas 2 y 3, Metro informó que a junio de 2020, la extensión de la Línea 2 presenta un avance físico total de un 38%, mientras que la extensión de la Línea 3 presenta un avance físico del 30% y la futura Línea 7 alcanzó un avance de 2%.

Por otro lado, la ingeniería conceptual de las futuras Líneas 8 y 9 junto con la extensión de la Línea 4 se encuentra terminada, por lo que actualmente el calendario con sus distintas etapas se está redefiniendo. 

Según los cálculos de Metro, estos proyectos beneficiarán a 327 mil personas con la extensión de la Línea 2, a 210 mil personas con la extensión de la Línea 3 y a cerca de 600 mil con la extensión de Línea 4. Además, las estimaciones indican que la futura Línea 7 beneficiaría a 1 millón 365 mil personas. En tanto, se proyecta que la futura Línea 8 beneficiará a cerca de un millón 600 mil personas y la Línea 9 a cerca de 900 mil.  

Imagen: Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones

Caminar hasta una estación de metro

Respecto al objetivo de estos proyectos, Álvaro Miranda Delgado, director del programa de Transporte y Logística UTEM, considera que si se toma en cuenta solo el transporte a través del Metro de Santiago, la aseveración hecha por el Presidente no es realista. Mientras que si se suma el sistema de buses podría ser factible. 

“La red de metro que nosotros tenemos tiene una cobertura muy pequeña, es un sistema de transporte público que por sí solo da una baja cobertura espacial. Es muy probable que donde vivas quedes lejos del metro, tan lejos que tengas que conectarte de otro modo, como en bicicleta, taxi o micro”, detalla. Por lo tanto, el impacto real que tendría la ampliación y creación de nuevas Líneas de metro es conectar a las comunas que hoy en día no tienen acceso a este servicio. 

Por su parte, el arquitecto urbanista y académico de la Universidad de Santiago (Usach), Jonás Figueroa, argumenta que existe un desequilibrio en la asignación de inversiones para resolver temas de infraestructura y obras públicas “que promueven más segregación en una ciudad que ya es tan segregada por sí misma”. 

“En estas inversiones hay una falta de estrategia que de algún modo resuelva la gran segregación física y social que hay en nuestra ciudad. Pareciera que Metro las exagera”, agrega.

En cuanto a la aseveración del Presidente, Figueroa considera que efectivamente más personas podrán acceder a pie a las estaciones del Metro de Santiago, pero que la inversión está demasiado enfocada en el sector Oriente Norte y Oriente Sur, incentivando el desequilibrio existente en el acceso a los servicios de transporte.

“Si miras un plano respecto a las nuevas líneas 6, 7, 8 y 9 te das cuenta que gran parte de las inversiones están dirigidas hacia el segmento Oriente, como si el segmento Poniente no existiese. Si divides la ciudad en cuatro, hay un gran vacío hacia las comunas de Cerrillos, Maipú, Padre Hurtado o más al sur”, explica el académico de la Usach.  

Para ejemplificar, los expertos hacen la comparación con otras ciudades como Barcelona, Madrid y Berlín, donde las redes de metro son mucho más densas y tienen mayor cobertura para la población. De esta forma, el plan de extensión y creación de nuevas Líneas de metro en Santiago sería un avance pero que todavía no cubre por completo las necesidades de la población urbana de la Región Metropolitana. 

Factchecking UC

Somos una iniciativa de verificación del discurso público, que se lleva a cabo desde 2013 en la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica de Chile.