“El tercer Gran Acuerdo de noviembre fue por la Justicia Social, para trabajar juntos una agenda de protección, que veníamos impulsando desde comienzos de nuestro Gobierno”.

“El tercer Gran Acuerdo de noviembre fue por la Justicia Social, para trabajar juntos una agenda de protección, que veníamos impulsando desde comienzos de nuestro Gobierno”.

Los “Acuerdos de noviembre”: El afán de Piñera por subirse a las demandas del Estallido Social.

Por Javier Faúndez Tordecilla / Decodificador Chile 

La noche del martes 12 de noviembre del año pasado, en pleno estallido social, el Presidente Sebastián Piñera llamó a “un acuerdo por la paz, por la justicia y por una nueva Constitución”.

En los días posteriores, el mandatario fue comentando parcialmente el detalle del concepto Justicia Social. Lo ligó a la Agenda Social, la cual detalló de manera más específica el 26 de noviembre. Esa mañana en La Moneda, Piñera explicó que ésta incluiría una mejora de pensiones, la reducción del transporte público para mayores de 65 años, la reducción del precio de los medicamentos, la creación del Servicio Nacional de la Niñez, entre otras medidas. 

Durante la Cuenta Pública, Piñera retomó el concepto de Justicia Social cuando habló del “tercer gran acuerdo de noviembre”; ligándolo a la Nueva Constitución y al “Acuerdo por la paz”

ANTES Y DESPUÉS DEL ESTALLIDO

El Presidente agrupó medidas del programa propio y otras demandas que se pusieron sobre la mesa tras el Estallido Social del 18 de octubre. Por ejemplo, la opción constitucional del gobierno era contraria al acuerdo de noviembre y así estaba evidenciado en el programa: “Para seguir la senda de perfeccionamiento de nuestro texto constitucional no es el de la ruptura, sino el de la reforma progresiva que reconoce las bases fundamentales de un texto perfectible”.  

Sobre esta misma línea, en la que el mandatario vincula el “tercer gran acuerdo” con la “Agenda Social”, cabe recordar que una de las principales críticas que se le hizo en su momento a esa propuesta, fue que eran anuncios repetidos; lo que se reconfirmó ayer cuando el Presidente señaló que “son medidas que se venía impulsando desde comienzos del gobierno”. Las críticas a estos anuncios se fundaban, principalmente, en que las expectativas y el clima social eran otros, pero las medidas seguían siendo similares. 

La reducción en un 50% del costo del pasaje en el transporte público para adultos mayores tampoco estaba en el programa inicial. 

En el caso de propuestas que se modificaron tras el estallido, está el alza de las pensiones para los actuales jubilados. El gobierno proponía un aumento del 20% a las pensiones básicas entre otras mejoras graduales, lo que en enero de este año se transformó en un alza total de 50% para las pensiones del Pilar Solidario.

En conclusión, Piñera unió situaciones de distinta naturaleza política. En resumen, Decodificador Chile identificó:

En primer lugar, medidas que estaban previamente en su programa con el fin de concretarlas, como la reducción de parlamentarios.

En segundo término están las medidas que no estaban en su programa que -incluso- rechazaron como la Nueva Constitución, y que al incluirlas como propias de un “Acuerdo” en la Cuenta Pública se intentan capitalizar políticamente. 

Por último, se encontraron medidas que sí estaban en el programa montado en los acuerdos de noviembre, tal como expresó ayer el Presidente Piñera: “Una agenda de protección que venían impulsando desde comienzos de nuestro gobierno”.

Decodificador

Verificamos discursos políticos e informaciones que -por contingencia, impacto o interés público- lo ameriten.