“Hoy en Chile tenemos 1,2 millones de hectáreas bajo riego, de las cuales sólo un tercio cuenta con riego tecnificado. Entre las regiones de Atacama y Biobío se vierten al mar más de 55 mil millones de m3 de agua al año. Si solo aprovecháramos sólo un quinto de esa agua podríamos duplicar nuestra superficie de riego”.

“Hoy en Chile tenemos 1,2 millones de hectáreas bajo riego, de las cuales sólo un tercio cuenta con riego tecnificado. Entre las regiones de Atacama y Biobío se vierten al mar más de 55 mil millones de m3 de agua al año. Si solo aprovecháramos sólo un quinto de esa agua podríamos duplicar nuestra superficie de riego”.

La “falacia medioambiental” del presidente Piñera

Las últimas cifras oficiales datan del Censo Agropecuario de 2007. La urbanización actual del país afecta directamente a la superficie total para riego. Y el agua desembocada en el mar, trae múltiples beneficios para la costa, debido a sus nutrientes y sedimentos.

Por Gonzalo Núñez / Fast Check CL

Con respecto a las temáticas medioambientales que hubo en la Cuenta Pública 2020, el presidente Sebastián Piñera señaló que “hoy en Chile tenemos 1,2 millones de hectáreas bajo riego, de las cuales sólo un tercio cuenta con riego tecnificado.

Entre las regiones de Atacama y Biobío se vierten al mar más de 55 mil millones de m3 de agua al año. Si solo aprovecháramos sólo un quinto de esa agua podríamos duplicar nuestra superficie de riego”.

Fast Check CL quiso contrastar cada una de las afirmaciones de riego dichas por el mandatario, mediante la búsqueda de datos en fuentes públicas, como el Ministerio de Agricultura, la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) y la Comisión Nacional de Riego, sin encontrar información actualizada.

Por otra parte, entrevistamos a diversos expertos en la materia, lo que llevó finalmente a catalogar sus frases como inchequeables y falsas.

El último Censo Agropecuario

En primera instancia, es relevante declarar que no existen datos reales actualizados para poder contrastar las cifras, dichas por el presidente. Lo anterior, debido a la suspensión del Censo Agropecuario de 2017 por falta de presupuesto, según indicó en ese entonces, el director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) Guillermo Pattillo.

El Censo Agropecuario, se realiza cada 10 años desde el año 1957. Sin embargo, la última investigación de este tipo, data del año 2007, hace ya 13 años. En ese sentido, Fast Check CL se comunicó con el académico de la Universidad de Concepción y principal investigador del Centro de Recursos Hídricos para la Agricultura y Minería, José Luis Arumí.

Superficie de riego y tecnificación

Ese dato del millón de las 200 mil hectáreas corresponde al año 2007. Más o menos, el 30% (de riego tecnificado) es la cifra que se maneja a nivel de estimación gruesa. Lamentablemente no se hizo el Censo, se iba a hacer este año (2020), pero con la pandemia (Covid-19) se suspendió. 

En este minuto nadie sabe realmente cual es la superficie que hay regada efectiva. Hay estimaciones de diferentes fuentes, pero para un dato fidedigno estamos esperando el Censo. 

La superficie en Chile regada no ha evolucionado significativamente. Lo que sí ha cambiado es la cobertura de riego tecnificado, pero son especulaciones, porque no tenemos el dato”.

El mito del riego

En esa misma línea, prosiguió argumentando el por qué es “un mito institucionalizado” lo de aumentar las superficies de riego, debido a la limitación que tiene la superficie de riego con relación a la superficie agrícola.

“Lo ha dicho Lagos, Bachelet, Piñera, lo han dicho todos. Todos los años dicen lo mismo. La superficie de riego está delimitada por la superficie disponible para regar. Tú no puedes regar más allá de la zona agrícola. No vamos a regar en la ciudad ni en los cerros. Es un mito institucionalizado que hay en Chile el tema del aumento de la superficie de riego. 

El académico de la Escuela de Agronomía y Magister en Producción Agropecuaria Sostenible de la Universidad Católica del Maule, Mauricio Zúñiga, reafirma la idea de la dificultad para realizar este tipo de declaraciones, sin la existencia de datos, manifestando que incluso, los estudios existentes no serían representativos.

Es difícil desmentir o aseverar sin datos. El último Censo fue hace bastante tiempo, la información que se puede recopilar de los productores grande o de INDAP, que hace esfuerzos con múltiples productores, pero que, sin embargo, incorporan superficies que desaparecen al poco tiempo por mal uso, es muy poca. Entonces es muy complejo dar opinión certera sin información”, sostiene el académico.

Utilización de agua desembocada en el mar

Con respecto a la “utilización de los 55 mil millones de m3 de agua que se vierten al mar y la utilización de un quinto de esa agua para riego” la doctora en Ciencias Ambientales con mención en Sistemas Acuáticos Continentales y directora del Centro de Ciencias Ambientales (EULA), Alejandra Sterh señala:

El agua no se pierde en el mar. Ese es el peor error y se lo hemos hecho llegar al presidente. El agua llega al mar porque tiene que cumplir su ciclo. Aportar con nutrientes y sedimentos, lo que es muy importante para la zona costera que afecta la desembocadura de los ríos”, manifiesta Alejandra.

En esa misma línea, José Luis Arumí ratifica la apreciación, catalogando la frase como una “falacia medioambiental”:

“El agua que llega al mar es parte del ecosistema y alimenta la pesca artesanal y el ecosistema costero. No es una perdida, es una falacia medioambiental que existe. El agua que va a dar al mar es parte de un ciclo natural, alimenta las playas, genera arena, nutrientes para la pesca y fauna. Que el agua vaya al mar es positivo”, explica el académico.

Carretera Hídrica

La Corporación Reguemos Chile, presidida por el empresario agroindustrial Juan Sutil, y fundada en 2015, tienes en sus filas un proyecto llamado Carretera Hídrica, que tiene como objetivo “convertir al país en una potencia agroalimentaria”. (link donde se cite eso de “potencia”)

El proyecto busca abastecer a todas las zonas de Chile que tienen escasez hídrica entre la región de Atacama y la región del Biobío.

Sin embargo, Alejandra Sterh y José Luis Arumí fueron bastante críticos con respecto al proyecto, no así Mauricio XXX, aunque, de igual forma, tienes algunos reparos a los dichos del presidente.

Alejandra Sterh: “Para poder hacer un proyecto como la carretera hídrica hay que hacer un estudio real del impacto que va a producir. No solo mirar el beneficio a las zonas donde llegaría el agua, sino el impacto que se producirá en donde se sacará el agua, considerando toda la cuenca. No hay que trabajar en cuanto a la eficiencia del agua en riego, sino que la eficiencia del uso del agua en general”.

José Luis Arumí: “La carretera hídrica es un ejemplo claro de cuando se piensa en la demanda y en el hecho de crecer sin ningún control ambiental. Para qué queremos una carretera hídrica ¿para regar el desierto? El desierto es desierto por alguna razón. Si me hablaran de una carreta para dotar de agua potable a Santiago o Valparaíso que tiene déficit tiene sentido. Pero si es para regar un millón de hectáreas, con 100 mil m3 ni siquiera calzan los números. Tiene mucha propagando y simbolismo, que se demora 20 años en construir”.

Mauricio Zúñiga: “En el norte hay muchos suelos que no son propicios para el riego y para la zona central, muchos de los terrenos disponibles están siendo más urbanizados. Me parece buena la idea de la carretera hídrica, pero tiene mucho impacto ecológico. La idea de poder llevar agua al norte es ideal, pero hay que analizar todos los contras de las propuestas”.

Una verifación inchequeable, pero también falsa

Finalmente, Fast Check CL catalogó los dichos del presidente Sebastián Piñera como inchequeables y falsos. En primera instancia, con relación a la superficie de riego y su tecnificación, no existen datos oficiales actualizados, pero sí, algunas estimaciones que podrían acercar sus cifras con la realidad. 

Sin embargo, éstas no son posibles de estimar certeramente sin un censo. Incluso, según los expertos, existen múltiples factores que influyen directamente a la hora de determinar las hectáreas, que realmente ocupan la superficie total de riego y la aplicación de las técnicas específicas, como el uso irregular de los suelos. Por eso este dato es inchequeable.

En segunda instancia, el Presidente alude al aprovechamiento del agua que desemboca en el mar, con motivos de su utilización para doblegar la superficie de riego.

En este caso, Fast Check CL determinó la falsedad de la afirmación, ya que, según los expertos, no hay posibilidad de aumentar de manera considerable el espacio destinado a la agricultura, incluso sucede totalmente lo contrario por la urbanización de las ciudades.

Por otra parte, se omitiría el ciclo natural de las aguas de los ríos que llegan al mar, pasando por encima del ciclo natural del ecosistema. Lo anterior, con relación a que dicho proceso, enriquece las aguas del borde costero y la fauna marítima, debido a los nutrientes y sedimentos aportados por la desembocadura de las aguas.

Fast Check CL

Fast Check CL es una iniciativa periodística chilena, independiente, de fact-checking, verificación y periodismo de investigación.